Memories of Bonn (Elena’s chronicle)

I definitely want to go back to Germany for a few days or even a few months!  I don’t travel very often, so at the moment I learnt we were going to Bonn I got very excited! I think that going on an exchange and being part of another family for a few days was the best way to learn about the place from the inside, learning about the typical things and habits. For example, they go to bed too early! Or maybe we go too late… Also they are eating all the time, and there are bakeries everywhere!

In contrast with the thought that German people are cold, serious, quiet or shy, when I met my host family I realized that they are totally the opposite!

From all that we lived in such a short time, I think that the best memory I have in my mind is the emotion I felt when we left the station in Cologne and raised our heads to see the marvelous gothic cathedral (the German people had to tell us to close our mouths!), I couldn’t stop looking at it.

Another thing I could not forget is the beautiful green landscapes we saw going to the different places by bus (I wish I could see that here too!) and finally the most unforgettable thing is the people we met. They were so kind and friendly, I laughed a lot with them, trying to say tongue twisters or insults in our different languages. These are only a few things of all the experiences we lived and I still feel melancholic for them. I loved the experience and  no doubt I would repeat it.

Sin ninguna duda, quiero volver a Alemania por unos días o ¡incluso unos meses! No viajo muy a menudo, así que cuando me enteré de que nos íbamos a Bonn me emocioné muchísimo. Creo que ir de intercambio y formar parte de otra familia durante unos días ha sido la mejor forma de conocer el país y sus costumbres desde dentro. Por ejemplo, ¡se acuestan demasiado temprano! O quizás nosotros nos acostamos demasiado tarde… ¡Además están todo el rato comiendo y hay panaderías por todas partes!

Contradiciendo la idea de que los alemanes son fríos, serios, callados o tímidos, cuando conocía a mi familia de acogida me di cuenta de que eran todo lo contrario.

De todo lo que viví en un espacio tan corto de tiempo, creo que el mejor recuerdo que me llevo de todo el viaje es la emoció n que sentí cuando salimos de la estación de tren de Colonia y levantamos la cabeza para ver la maravillosa catedral gótica (¡los alemanes nos tuvieron que decir que cerráramos la boca!), no podía dejar de mirarla.

Otra cosa que no podría olvidar son los preciosos paisajes verdes que vimos yendo en autobús (¡ojalá los viera aquí también!), y por último lo más inolvidable es la gente que conocimos. Eran tan amables y simpáticos, nos reímos un montón con ellos, intentando decir trabalenguas o insultos en nuestros distintos idiomas. Éstas son sólo algunas de las muchas experiencias que vivimos, y todavía siento nostalgia de ellas. Me encantó la expeiencia y sin duda repetiría.

1st year / Primer año Advertising Europe

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s